PASSIVHAUS es un estándar de edificación moderno, eficiente energéticamente  y adaptado a cualquier sistema constructivo  que, a su vez, mejora los componentes empleados en su construcción y aporta ventajas al confort y a la salud en beneficio de la calidad de vida de las personas.    

 

La construcción de una Casa Pasiva se basa en 5 pilares:

  1. Alto aislamiento muy bueno y relativamente grueso.
  2. Envolvente hermética para impedir el flujo del aire, a modo de infiltraciones y exfiltraciones, importante para evitar problemas de condensación o posibles patologías debidas al moho.
  3. Ausencia de puentes térmicos, impidiendo fugas de calor o frío.
  4. Ventanas de triple acristalamiento, como huecos fundamentales de la construcción, con perfiles y herrajes óptimos, que garanticen la hermeticidad.
  5. Sistema de Ventilación de Confort, que garantice el aire interior saludable, sin pérdidas de frío o calor, según proceda.

 

¿Qué beneficios aporta la madera a un edificio Passivhaus?

 

Otro de los elementos clave que caracterizan al estándar Passivhaus es que todo está medido en base a parámetros asociados a la “Física de la construcción”. Bajo este prisma, la madera queda muy bien posicionada como material para resolver las prestaciones requeridas a los diferentes elementos constructivos.

 

 

 

Como material, en sus distintos formatos y productos, la madera aporta soluciones a cada uno los principios de Passivhaus. Prueba de ello es que existen en el mercado productos que cuentan con el certificado Passive House Component:

 

  • Aislamiento de fibra de madera, natural, fabricado con materia prima renovable y con un alto nivel de aislamiento.
  • Superficies herméticas para la envolvente, como tablero estructural de madera, certificado en “estanqueidad al aire”.
  • Ventanas de madera de triple acristalamiento con valores de transmitancia térmica que igualan o mejoran a las de PVC o aluminio.
  • Gracias su baja conductividad la madera evita los puentes térmicos ya que no transmite ni el calor ni el frío del exterior dentro de la vivienda.
  • El sistema de ventilación con recuperador de calor tiene como finalidad elevar el confort y la salubridad del edificio en beneficio de las personas que lo habitan.

Pero este objetivo puede verse mejorado en la elección de los materiales que componen los sistemas constructivos o el mobiliario de la vivienda. 

La madera es un material natural  con una baja conductividad térmica, alta capacidad de regulación de la humedad, buen aislante acústico, agradable al tacto y adaptable a cualquier tipo de diseño estructural o estético.  Estas cualidades  generan comodidad, relajación y un ambiente saludable  que inciden positivamente en el bienestar.

 

 

Passivhaus con madera: un entorno más sostenible

 

Atendiendo a su concepción, el estándar Passivhaus garantiza la eficiencia energética y la salubridad de un edificio, sin entrar a valorar la calidad ambiental de los materiales ni del sistema constructivo empleado.

 

En este sentido, el sector de la madera ofrece argumentos y soluciones para quienes deseen elevar el alto nivel de sostenibilidad inherente al Passivhaus aportando mejoras ambientales en el aspecto de los materiales, sistemas constructivos y energía primaria.

 

  • La madera es una materia prima que obtenemos de montes y bosques gestionados en su mayoría desde las políticas públicas. Esto hace que seamos quienes contribuimos a una gestión sostenible del medio natural.Una buena planificación y gestión forestal evita los temidos incendios, suministra la materia prima y permite una renovación adecuada de nuestra población de árboles.

 

  • La madera es fuente de energía alternativa, limpia y económica. La biomasa forestal es la materia orgánica existente en los montes (troncos, ramas, hojas, etc.) y la que se obtiene como subproducto en la industria maderera (serrín, viruta…). La energía producida a partir de esta biomasa puede utilizarse para generación de electricidad tanto en el hogar como para la industria.

 

  • La madera es un material 100% reciclable por lo que al acabar su vida útil puede ser recuperable y tener diferentes usos. Al ahorro energético que supone el uso de la madera, hay que añadir el ahorro que supone el reciclado de todos sus componentes una vez acabado su ciclo de vida útil, ya que no genera ningún residuo.

 

  • No contamina, contribuye a mejorar el entorno y es respetuosa con el medio ambiente. La madera es el único material capaz de fijar CO2  (una tonelada de madera almacena una tonelada de carbono, y produce 0,7 de oxígeno ), por lo que desempeña un papel crucial en la lucha contra el cambio climático

 

  • Cuenta con ventajas desde un punto de vista constructivo:
    •  El consumo de energía en su fabricación es mucho menor que el de otros materiales.
    • Permite la construcción en seco.
    • La construcción se puede ejecutar de forma industrializada o prefabricada para montaje en obra, reduciendo costes, tiempos y riesgos laborales.

 

Con el objetivo de dar a conocer al gran público este tipo de edificios se va a celebrar en Pamplona, los días 28, 29 y 30 de junio, “Edifica” , en la que ADEMAN cuenta con un stand. Os dejamos información en el siguiente enlace. 

 

 

 

Share This